059 - Fuente de Ganímedes.JPG La estatua de Ganímedes está situada en la Bürkliplatz, muy cerca del lago Zúrich, cerca de una zona arbolada, junto a unos embarcaderos. La estatua la realizó Hermann Hubacher en 1952 y simboliza el anhelo del ser humano por llegar al Olimpo de los Dioses: con la mano derecha levantada, Ganímedes pide a Zeus, quien aparece representado como un águila, que lo lleve con él. No obstante, según cuenta la leyenda, Zeus raptó al bello príncipe Ganímedes y lo llevó al monte Olimpo.

A su lado podremos contemplar desde un lugar excepcional el lago Zúrich, y cerca de la estatua encontraremos algunos embarcaderos desde los que poder coger alguno de los barcos que recorren las aguas del lago, comunicando la ciudad con algunas de las poblaciones que hay en las orillas del mismo, más al sur.


014 - Alfred Escher.JPG El monumento a Alfred Escher se encuentra situado en un lugar privilegiado de la Bahnhofplatz de Zúrich, junto a la estación de tren, y fue levantado en 1889 según el diseño del artista Richard Kissling. Alfred Escher fue un político, industrial y pionero suizo de los ferrocarriles, hecho por el que destacó por encima de los demás. Sin duda alguna, su legado más importante fue la proposición y creación de un ferrocarril alpino para Suiza, lo que le llevó a ser el principal impulsor de la construcción del ferrocarril de San Gotardo, cuyas obras comenzaron en 1873 después de varios proyectos y reuniones para conseguir la financiación de la obra. Sin embargo, las grandes dificultades técnicas y los aumentos imprevistos en los costes de la construcción empañaron el proyecto. Eso le llevó a renunciar a su puesto y no fue invitado a la inauguración del túnel de San Gotardo en 1880 ni a la apartura del ferrocarril dos años más tarde.


011 - El ángel custodio.jpg “El ángel de la guarda” es una peculiar obra de Niki de Saint-Phalle que se encuentra situada en el interior del vestíbulo de la estación principal de tren de Zúrich (Hauptbahnhof). Está colgada del techo de la estación gracias a unos cables y se puede observar durante todo el año. Destaca por sus líneas alegres y voluminosas, trazas que hacen inconfundibles las obras de este artista. Quienes vayan a la estación por algún motivo, seguro que no pasarán bajo este ángel sin echar un vistazo hacia arriba.


  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter