Historia

Después de que los romanos hubiesen conquistado los Alpes, construyeron una base militar en Lindenhof en el 15 a.C., marcando así el comienzo de la era romana en Zurich. Una inscripción en una tumba que data de finales del siglo II d.C. contenía la palabra “Turicum”, lo que quería decir que se trataba de un punto de aduana. Hacia el final de la época romana, poco después del 400 d.C., se construyó un castillo en Lindenhof.

 

Desde la Alta Edad Media hasta mediados del siglo IX, casi nada se sabe de la historia de Zurich. Los germanos llegaron a la zona de Zurich a mediados del siglo VI, casi al mismo tiempo que cuando la ciudad cayó bajo el dominio franco-merovingio. En el siglo VIII, la zona de Zurich se encontraba bajo la égida de los carolingios. Ludwig, el nieto alemán de Carlos el Grande, construyó un convento con una gran cantidad de tierra que rodeaba las tumbas de Félix y el Regula (los santos patronos de Zurich) en el año 853. Este convento, situado en la margen izquierda del Limmat, se terminó finalmente en el año 874, más o menos al mismo tiempo que la congregación de los Cánones se formó en la catedral de Grossmünster.

 

En el siglo XII, la ciudad creció debido a la buena situación económica del momento, con Otto von Freising nombrando Zürich “nobilissimum Sueviae oppidum”. Cuando la saga de los Zähringen desapareció en 1218, Zurich se convirtió en una ciudad libre y  se menciona por primera vez la creación de un parlamento. En el siglo XIII se construyeron las famosas murallas de la ciudad de Zurich (la construcción comenzó a partir del año 1220) y se formaron las órdenes mendicantes (los predicadores, los pies descalzos, Agustín y los claustros de Ötenbach).

 

Durante la “revolución del gremio” de 1336, Rudolf Brun (muerto en 1360) derribó el patriciado de los comerciantes con el apoyo de la nobleza y la reducción de los artesanos.Brun presentó un régimen autocrático, y desde 1383 se estableció la existencia de dos alcaldes, alternándose cada seis meses, sistema que rigió la ciudad hasta que los gremios tomaron el poder en el siglo XV.

En los siglos XIV y XV Zürich estableció un territorio que era casi el equivalente del actual cantón de Zúrich, dedicado casi exclusivamente al comercio y al préstamo de dinero. Hasta el final de la Guerra Antigua de Zurich (1436-1450), la ciudad se movía políticamente entre Austria y la Confederación. Durante el régimen del gremio, el comercio siguió disminuyendo en la industria de la seda, donde casi había desaparecido, y las industrias de lino y lana también se vieron perjudicadas. Zurich se convirtió en una ciudad económicamente humilde, llena de artesanos, aunque todavía era significativo el comercio de grano, sal y hierro que se establecía con lugares fuera de la región. La economía local dependía, básicamente, de las tierras circundantes que proveían de productos a los comerciantes de la ciudad. Bajo los auspicios de Hans Waldmann (ahorcado en 1489), Zurich recibió la denominación de “suburbio federal”.

 

Con Ulrich Zwinglio liderando la Reforma en Suiza, 1519 marcó una nueva era en la historia de Zúrich. Las autoridades seculares de la ciudad estaban totalmente de acuerdo con las ideas de la Reforma, lo que llevó a una guerra civil religiosa que puso fin al estado de Zúrich como un “suburbio”, aunque la ciudad se mantuvo a la cabeza de la Suiza protestante.En el siglo XVI, Zurich era una ciudad controloada por los gremios sin tendencia alguna a la expansión económica. Sólo cuando los refugiados, como los protestantes de Locarno (en 1555) y los hugonotes (en 1685), dieron vida nueva al comercio y a la industria (a la textil en general y a la industria de la seda en particular), la economía de la ciudad comenzó a florecer.

 

El siglo XVII vio como Zurich dejaba de ser una zona rural. La nueva fortificación (comenzada en 1642) dominó la ciudad hasta finales de la década de 1830, mientras que una nueva forma de industria textil (los trabajadores rurales comenzaron a trabajar en las industrias artesanales) proporcionó un nivel adecuado de riqueza. En el siglo XVIII, Zurich disfrutó de una oleada cultural a través de personajes de la talla de Johann Jakob Bodmer, Johann Jakob Breitinger, Gessner Salomon y Johann Caspar Lavater. Con la caída del Antiguo Régimen, Zurich perdió el control de la tierra y sus privilegios económicos, y la ciudad y el cantón se separó de sus posesiones entre 1803 y 1805.

 

Hasta 1869, el siglo XIX estuvo marcado por la oposición entre la ciudad políticamente privilegiada y las zonas rurales. La constitución liberal representativa de 1831 promovió la industria, el comercio y el transporte durante casi cuatro décadas. La era de Alfred Escher trajo consigo no sólo una recuperación económica (hasta mediados de la década de 1860), sino también el crecimient de la influencia de Zurich en el estado federal. El movimiento democrático movilizó amplios sectores de la población de las zonas rurales de Zurich y Winterthur, y el sistema de Escher de las políticas autoritarias de libre mercado se derrumbó, dando lugar a una democracia directa. 1833 fue el año de la fundación de la Universidad de Zürich. Desde 1855, Zurich también fue la sede del Instituto Federal de Tecnología (ETH), mientras que en el siglo XIX también vieron la luz gran cantidad de obras de teatro y conciertos  de música. La industrialización condujo a la migración a las ciudades y al crecimiento acelerado de la población, en particular en las afueras de Zurich.

  • El Tiempo

  • Hoteles

  • Facebook

  • Twitter